Cómo gestionar correctamente el marketing de afiliación y no morir en el intento

Tanto el dueño de un sitio web que quiere formar parte de una red de afiliados como la empresa que cuenta con sitios colaboradores deben tener unos puntos en cuenta para establecer una buena relación y, en definitiva, obtener ingresos. Desde Afinia te revelamos lo más importante para que no cometas errores en tu negocio, seas un afiliado o anunciante.

Si eres dueño de un sitio web, principalmente debes fijarte en el diseño de ese espacio. Cuando solicites unirte a una red de afiliación la empresa encargada de la misma inspeccionará tu web, puesto que se va a convertir en un escaparate para los productos que te va a facilitar. Analizará si el contenido de tu espacio se adapta a las necesidades de la marca.

Para ello mirarán los siguientes parámetros:

  • Un diseño malo: puede que, pese haber invertido mucho capital en él, no cumpla los parámetros que necesitan las plataformas de dicha red de afiliación. Normalmente lo que se suele pedir es que la web esté centrada en la experiencia de usuario (denominada UX). Esto se puede conseguir con dos sencillos pasos:
    • Tener un sitio web sencillo, sin demasiados colores para que el visitante pueda encontrar el contenido fácilmente. 
    • Conseguir que el usuario realice el menor número de clics posibles para encontrar las respuestas a sus preguntas. Si se percata de que tarda mucho en encontrar la información que busca se irá a la competencia, porque le ofrecerá la solución más rápido.
  • Procurar que tu sitio web no tenga páginas con error, las denominadas ‘dead pages’. Tener una página en ese estado podría inquietar a las empresas interesadas en tener un acuerdo de afiliación con el sitio.
  • La página no debe tardar más de dos segundos en cargar su contenido. En caso de no cumplirlo, Google le penalizará en el posicionamiento, lo que implicará menos tráfico y, por consiguiente, que este espacio no interese a las empresas.
  • Tener anuncios de Google Adsense y similares puede ser perjudicial. Las redes de afiliación ven con malos ojos esta práctica, puesto que provoca un desorden visual en los sitios web. Además, puede que algunos de estos anuncios no concuerden con las marcas que se promocionan, lo que supondría un problema.

En el caso de que seas un afiliado presta atención a estos puntos.

  1. Los términos y condiciones de afiliación

Para que una red de afiliación de un buen servicio al anunciante es importante establecer unos términos y condiciones exhaustivos. Con algún sitio web se pueden determinar excepciones o medidas particulares, pero hay que tener un documento general que deje todo claro a los que compongan la red de afiliación.

Estos términos y condiciones deben incluir:

  • Términos de uso de marcas registradas
  • Comisiones y recompensas
  • Restricciones de ofertas de búsqueda pagadas
  • Plagio de contenido
  • Cupones
  1. Prestar atención al contenido

El contenido que se le traslada a los afiliados debe tener calidad. Esto favorecerá su visualización en el sitio web y, por lo tanto, provocará que se generen más beneficios. Entre el material que se proporciona a estos espacios se debe incluir:

  • Muestras de contenido y texto.
  • Imágenes de buena calidad.
  • Videos, con y sin elemento de audio.
  • Enlaces de texto.
  • Banners de diferentes tamaños.
  • Códigos de cupones.
  • Creatividad para email marketing.
  • Tipología de afiliados afectada.
  1. Los afiliados son colaboradores

Para que funcione este canal la red de afiliación necesita tener buena relación con sus afiliados. Al fin y al cabo, estos sitios web son los que se encargan de difundir el producto que, finalmente, se traduce en ingresos. Además, existen muchas redes de afiliación, por lo tanto, hay que procurar que piensen que quedarse en esta merece la pena.

Por ello, la comunicación es fundamental. La red de afiliados proporciona dinero a tu empresa, por lo tanto, es importante que exista una comunicación asidua con los sitios web asociados. Si tienen dudas, por ejemplo, es importante que las contestes rápidamente para que ellos puedan seguir desarrollando su trabajo correctamente.

Asimismo, esta es una buena forma de establecer un vínculo de confianza entre tu empresa y tus afiliados. Si contactas con ellos para comunicarles decisiones que afectan al negocio, sentirán que ellos forman parte de él. Además, conociendo el funcionamiento de tu empresa y de las marcas que representas, pueden replantear la estrategia de su web para aumentar las ganancias. Por lo tanto, ambas partes salís beneficiadas.

Con este diálogo permanente, los dueños de estos espacios pueden sentir que aprecias el trabajo que realizan, lo que les generará más confianza en tu empresa. Por lo tanto, es una buena forma de trabajar la fidelidad de tus páginas webs asociadas.

Por otra parte, si percibes que un afiliado no está distribuyendo el producto como debería, un diálogo entre ambas partes puede ayudar a encontrar la solución, debido a que puede existir una explicación detrás. 

  1. Comisiones realistas

El dinero es lo que va a mover a los afiliados a distribuir el producto de la mejor forma posible. Si estableces una comisión justa los afiliados estarán motivados para distribuir el producto.

Es importante no establecer plazos demasiado largos para que tu red reciba sus ganancias, ya que esto podría provocar que buscaran alternativas. Tampoco es recomendable reducir las comisiones repentinamente o anularlas por razones sin peso alguno.

En internet tienes muchas posibilidades de encontrar una red de afiliados para tu página web. Una de ellas, por ejemplo, es Afinia Digital. Para introducirte en su red tan solo tienes que registrarte aquí y elegir entre las campañas disponibles la que mejor se adapte a tu espacio. Asimismo, ante cualquier duda, Afinia te ofrece Affiliate Manager que te resolverá todas las cuestiones que necesites.

Otros artículos